<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="1252"%> Documento sin título

ESCUELA NACIONAL SUPERIOR DE FOLKLORE

JOSÉ MARÍA ARGUEDAS

Pronunciamiento

 

EL CHARANGO ES UN INSTRUMENTO MUSICAL PERUANO.

Su práctica se remonta a épocas coloniales donde, el poblador peruano asimiló la presencia de instrumentos musicales cordófonos y los incorporó en su quehacer musical, el arrieraje determinó un recorrido que abarcaba los actuales países de Perú, Bolivia, Argentina y Chile. En este itinerario el charango adquirió desarrollo y personalidad.

En el caso en cuestión, las fronteras políticas no son las mismas que las fronteras culturales, por lo que los productos y patrimonio cultural musical, son compartidos por los distintos países mencionados de los cuales el Perú es parte fundamental y creador. Además hay que recordar que el virreinato del Perú, marcó el curso histórico de gran parte de las culturas sudamericanas.

El charango se practica en diversas zonas del Perú, propiciando a su vez diversos estilos regionales y variantes locales, siendo las principales zonas las que comprenden el altiplano: departamento de Puno; y el sur andino: Cusco, Ayacucho y Arequipa.

La variedad es otro de los valores que identifica al charango. Distintos aspectos como su  morfología, cordaje, afinaciones, así como también las formas musicales, el repertorio diverso en las que se expresan las culturas de nuestro país, nos dan referencias claras de su vigencia. Esta diversidad de formas y estilos musicales, de la organología del instrumento, del repertorio, no son patrimonio exclusivo de país alguno, por el contrario ha sido quizás en el Perú donde adquirió mayor esplendor. Por ello responde a un complejo cultural mayor comprendido por los países como el Perú, Bolivia, Argentina y Chile. El charango ha trascendido los espacios locales para dar sentido a propuestas latinoamericanistas de integración a través de la música.

            La existencia de literatura sobre el tema, que se remonta a cronistas como Guaman Poma de Ayala (1536-1616) y antropólogos y escritores como José María Arguedas (1911-1969) y los actuales investigadores y musicólogos: Julio Mendívil, Thomas Turino y Omar Ponce, entre otros, nos indica la alta representatividad del charango en el Perú.

La importancia del charango en nuestro país se encuentra expresada en los notables músicos como: Jaime Guardia, Julio Benavente, Félix Paniagua, Ángel Muñoz, Avelino Rodríguez, Justino Alvarado, Jesús Alvarado, Erick Zubieta, Roberto Teves, Ernesto Valdez, Federico Tarazona, Chano Díaz, Julio Mendívil, Omar Ponce, Julio Humala, Ricardo García, entre otros muchos, quienes continúan aportando con el legado de la práctica del charango y de la cultura andina en general, de esto da cuenta una copiosa discografía y giras nacionales e internacionales.

            La incorporación del charango en otras áreas como la creación de obras para orquesta sinfónica, teniendo como instrumento solista al charango en compositores como Theodoro Valcárcel (1900-1942) hasta Celso Garrido-Lecca y Federico Tarazona, nos da una muestra fehaciente de la importancia y la trascendencia del charango en distintos ámbitos de la cultura musical peruana.

Por tanto:
Rechazamos que se atribuya la paternidad del charango a Chile excluyendo de él a nuestro país, y desconociendo su raigambre tradicional, su antigüedad, vigencia, representatividad e identidad cultural propia de nuestras comunidades y sociedades en el Perú.
Finalmente citaremos al musicólogo peruano Julio Mendívil cuando afirma: “[--] ni el desarrollo de los cordófonos europeos ni el de los americanos fue lineal sino dialéctico, multidireccional, cargado de interferencias, luchas y préstamos que se presenta ahora esquivo al momento de intentar una reconstrucción histórica. Así como una persona reúne en sí la síntesis de numerosos antepasados, el charango es también el producto de una larga e intrincada genealogía que no permite una reconstrucción absoluta.”

Lima, 7 de marzo del 2006
Roel Tarazona Padilla

Director General

Escuela Nacional Superior de Folklore

José María Arguedas